Reviviendo el espíritu emo: La noche de Silverstein y The Devil Wears Prada en Frontón México

Silverstein y The Devil Wears Prada, dos nombres icónicos del género, decidieron unir fuerzas para ofrecer un concierto en la Ciudad de México.

Por: Gerardo Juárez / Fotos: Angélica Rincón 

Por allá del 2014, recibí la noticia de que Silverstein se uniría a A Day To Remember en un concierto previamente anunciado en solitario en la Ciudad de México, incluso a pesar de contar con fechas y venues completamente diferentes, el milagro emo, ¡se hizo posible! Esta icónica experiencia se vio manchada, por culpa de unos cuantos que me dejaron caer al suelo mientras intentaba hacer el ya tradicional crowdsurfing. Con 20 años de edad y una nula conciencia sobre los peligros de salir volando encima de los demás, salí del Cuervo Salón cojeando y recordando con mucha emoción que ‘Broken Stars’ y ‘Call it karma’ habían sido parte del setlist de Silverstein.

Ahora en mis treinta, con dolor de rodillas, pero con mucho más criterio que a los veinte, regrese para ver qué había pasado con dos de las bandas que desde los 15 me mantenían viendo al techo de mi cuarto mientras escuchaba una y otra vez discos como “Plagues” o el consentidazo Discovering the Waterfront”.

Después de este flashback no solicitado, por fin logré llegar temprano a un concierto, la cita fue en el Frontón ubicado en el corazón de la Ciudad de México. Me fui directo al escenario y guiado por los gritos de la gente me encontré con los locales Lack of Remorse, banda encargada de calentar el escenario para el tan ansiado plato fuerte. En varias ocasiones exigían al público hacer un circle pit y regañaban de manera muy cómica a quienes no estuvieran de acuerdo con esto, si lo lograron, pero no con el éxito esperado. Ahora entiendo porque al vocalista de la banda no le gustan los Black Veil Brides, “nuestra motivación es incomodar a todo aquel que nos escuche” o algo así dice su bio. Ya estaba advertido. Llegaron al final con la canción que abre su Crónica del Tocino II, que probablemente pasará a la historia como un himno para outisiders que gustan del headbangueo duro. La banda cumplió y los fans estaban listos para recibir a The Devil Wears Prada y Silverstein después de este ruidoso aperitivo.

Sin hacer mucho alboroto y de manera puntual, The Devil Wears Prada se trepó al escenario, Mike Hranica hizo su aparición en el venue de la Tabacalera mientras ‘Watchtower’ empezaba a sonar, los gritos comenzaban a retumbar en todo el lugar. No cabe duda, que los de Ohio están en su prime, concentrando su nuevo sonido con temas profundamente personales en perspectivas de primera mano, cómo lo hacen con frecuencia en “Color Decay”, su último corte, que seguramente será recordado como una de las transiciones más significativas dentro del género.

Los clásicos no se hicieron esperar, ‘Danger: Wildman’ y ‘Dez Moines’, fueron las canciones que despertaron más euforia dentro de su set. Sin olvidar, que fue toda una sorpresa para todos escuchar algo del “Plagues”, y no, no estaban soñando, The Devil Wears Prada si tocó ‘Hey John, What’s Your Name Again?’, la favorita de muchos treintones que por allá del 2000 vivieron o conocían a alguien que había participado en la campal de la Glorieta de Insurgentes.

La presentación de The Devil Wears Prada confirma que siguen más vigentes que nunca. Después de “The Act” y el trancazo que fue ‘Chemical’ hace unos años, podemos estar seguros de que “Color Decay” es el inicio de una nueva y ambiciosa etapa para la banda de metalcore.

Finalmente, el turno era para Silverstein y Shane Told, el verdadero MVP de la noche, se anunció ante los primeros acordes de ‘Ultraviolet’, sencillo que se desprende de “Misery Made Me”, lo último en su discografía. En busca de regresar a sus raíces y después de haber experimentado un sonido ligeramente más pop, la banda se ha mantenido enfocada en desarrollar temáticas que nos preocupan a nosotros los grown ups: Las malas rachas van y vienen, la tristeza puede que tampoco sea para siempre, sin embargo, tocar fondo nos lleva a lugares tan sombríos donde la depresión a largo plazo y la miseria pueden ser protagonistas.

Los canadienses no se quedaron atrás y las más oldies no tardaron en llegar, de la nada me creció el fleco después de acabarme la garganta cantando ‘Giving Up’ seguido del combo ‘California’, ‘American Dream’ e ‘Ides of March’, una tras otra fueron sonando cada una con más fuerza que la anterior. Los que estaban a mi alrededor lo dieron todo durante estas cuatro canciones, me confirmaron que esto no fue solo una etapa para ellos. Sin olvidarse de los himnos que pusieron a esta banda en el mapa, ‘My Heroine’ y ‘Smile in Your Sleep’ e incluso un inesperado cover de Linkin Park, conectaron bastante con el público, pero sobre todo con la nostalgia que nos han estado vendiendo las giras de aniversario y festivales llenos de actos forevers con la promesa de que seguiremos rockeando por siempre.

Silverstein continúa experimentando y con Misery Made Me vuelve a reinventarse, ahora lo hace con un sonido más pesado, pero con un claro mensaje que nos recordaron nuevamente en su presentación; no siempre tenemos el control de nuestra recuperación, y navegar a través de las redes más oscuras del autodescubrimiento puede vulnerar nuestra paz interna. Canciones como ‘It’s Over’, ‘Live Like This’ y ‘Poison Pill’ lo confirmaron en el escenario haciéndonos sentir un poco más acompañados durante este complicado viaje.

A continuación te dejamos la galería del concierto:

Descendents y Circle Jerks hacen temblar Toronto con su poderoso concierto en el History

Descendents hizo vibrar el escenario del History de Toronto en una noche inolvidable, acompañados por los emblemáticos Circle Jerks y la enérgica apertura de The Adolescents.

Fotos: Angélica Rincón 

El pasado 22 de junio, el aclamado local de conciertos History en Toronto fue testigo de una noche inolvidable de punk rock con la presentación de las legendarias bandas Descendents y Circle Jerks, quienes deleitaron a los fanáticos con su energía y poderío musical. La velada también contó con la participación especial de The Adolescents, en una combinación explosiva que hizo vibrar a todos los presentes.

El evento comenzó con la actuación de The Adolescents, la emblemática banda de punk rock originaria de Fullerton, California. Con su característico estilo enérgico y rebelde, el grupo abrió su set con la canción “No Way”, envolviendo instantáneamente al público en un torbellino de emociones. A lo largo de 14 canciones, The Adolescents desplegó un repertorio variado, incluyendo temas como “Monolith at the Mountlake Terrace”, “Unknown Song”, “Who Is Who” y “L.A. Girl”. Además, sorprendieron gratamente con un enérgico cover de “Fuck You” de The Subhumans. El clímax llegó con “Kids of the Black Hole”, dejando a los asistentes deseando más.

Después de la actuación arrolladora de The Adolescents, era el turno de Circle Jerks de tomar el escenario. La banda formada en Hermosa Beach, California, liderada por Keith Morris y Greg Hetson, inició su set con “Deny Everything”, desatando una ola de energía punk en el recinto. A lo largo de 26 canciones, Circle Jerks mantuvo la intensidad con temas como “Letterbomb”, “In Your Eyes”, “Back Against the Wall” y “Beverly Hills”. El público enloqueció con su icónico cover de “Wild in the Streets” de Garland Jeffreys, mientras que himnos como “Live Fast Die Young” y “Leave Me Alone” resonaron en todo el lugar. La noche culminó con una trilogía explosiva compuesta por “Wasted”, “High Price on Our Heads” y “Red Tape”, dejando a todos con la sensación de haber presenciado un auténtico espectáculo de punk en su máxima expresión.

Finalmente, llegó el tan esperado momento de la noche: el arribo de Descendents al escenario. La legendaria banda conformada por Bill Stevenson, Milo Aukerman, Karl Alvarez y Stephen Egerton irrumpió con una energía desbordante, iniciando su presentación con el tema “Everything Sux”. La multitud estalló en júbilo al escuchar clásicos como “Hope”, “Silly Girl” y “I Like Food”, mientras la potencia musical de la banda se apoderaba del lugar. Con un set de más de 30 canciones, Descendents entregó una experiencia inolvidable a sus seguidores, interpretando temas como “I’m Not a Punk”, “Without Love”, “My Dad Sucks”, “‘Merican”, “Victim of Me” y “Bikeage”.

El punto culminante de la noche llegó con el encore, donde Descendents regresó al escenario para regalar a la audiencia un último estallido de energía. Canciones como “Nothing With You”, “Hey Hey”, “Grudge” y “Get the Time” mantuvieron la intensidad en su punto más alto. Finalmente, la banda cerró la noche con “Catalina”, dejando a los asistentes extasiados y sin aliento.

Ante un History que casi alcanzaba su capacidad máxima, Descendents, Circle Jerks y The Adolescents demostraron por qué se les considera leyendas vivientes del género. Con actuaciones enérgicas y un repertorio repleto de himnos icónicos, cada banda logró establecer un vínculo con el público y generar un ambiente de unión punk.

 A continuación te dejamos la galería del concierto:

Delux celebró el XX aniversario de su álbum homónimo en el Foro Alarcón con gran éxito

Delux celebró con éxito XX años de su disco homónimo en un memorable concierto en el Foro Alarcón de la Ciudad de México.

Por: Malú Gallegos

Los XX años del disco homónimo de Delux no podrían pasar desapercibidos, dado que es una de las bandas más icónicas del punk rock en México. Decidieron que la Ciudad de México sería testigo del cierre de su exitosa gira de festejo.

La noche comenzó con LUZER, una banda originaria de la Ciudad de México, cuyas canciones, según ellos mismos, son “puro mame”. Abrieron el camino para la banda californiana Sitting On Stacy, quienes conectaron de manera formidable con el público al interpretar una versión punk del clásico “noa, noa” de Juan Gabriel.

Los tapatíos de Say Ocean, se unieron nuevamente a un festejo de Delux y brillaron en el escenario, llevando de la mano a todos los que quisieron bailar esa noche. La banda demostró por qué se han convertido en una de las bandas más queridas de la escena actual del pop punk en México.

Luego llegó el turno de Mo, Leo, Damián y Nacho, la alineación original de la banda reunida nuevamente para esta celebración. La emoción se palpaba en el ambiente mientras salían al escenario. “Abre los ojos” fue la canción encargada de inaugurar una noche llena de pasión. En ese momento, el público ya estaba totalmente entregado, saltando, cantando y formando mosh pits. La energía alcanzó su punto máximo con “Infatuación”, y eso que el concierto apenas estaba comenzando.

El primer invitado de la noche fue Luis Cortés de Tolidos, quien se unió a la banda en medio de “Bésame”. La música resonaba con una intensidad contagiosa, los gritos de quienes lo reconocieron de inmediato y la batería golpeando con fuerza hicieron que el lugar retumbara. “No quiero” también fue una de las canciones que no podían faltar esa noche. Además de interpretar las canciones de su disco homónimo, Delux aprovechó la ocasión para presentar su nuevo sencillo “Rompe mi mente”, una grata sorpresa que demuestra la complicidad entre la banda y su público, ya que éste ya se sabía la canción a pesar de ser parte de un álbum próximo a estrenarse.

Otra grata sorpresa fue escuchar el cover “No me puedes dejar así”, popularizado por Luis Miguel. A estas alturas, las expectativas se elevaron aún más, ya que sabíamos que tocarían todo el disco, canciones que quizá coreábamos en nuestro cuarto pero que jamás imaginamos escuchar en vivo, como “Get the money”. Vale la pena destacar que la banda interactuó entre sí y con el público, y se notaba que todos en ese lugar estábamos dispuestos a festejar los XX años del disco homónimo de Delux.

Nos llevaron en un recorrido por toda su carrera, a pesar de que pensábamos que solo tocarían temas de su álbum debut. Nos demostraron la evolución musical que han experimentado a lo largo del tiempo, y para ello contaron con la participación de Mariana Priego de Elli Noise en “Quemando cartas” y Roy Cañedo de Thermo en “Quien Comparte Tu Silencio”. Con la cancion “DDM”, la banda anunció el cierre del concierto, aunque sabíamos que aún quedaban canciones que necesitábamos cantar esa noche. Pedro y El Lobo, quien se ha convertido en uno de los nuevos proyectos nacionales emergentes a seguir, se unió a la banda originaria de Tijuana para interpretar “Nunca supiste”. El último invitado de la noche fue blnko, quien apareció sobre el escenario para “Dime” junto con todo el público.

Para cerrar, no podían dejar de lado una de las canciones que más impulsó su carrera: “Más de lo que te imaginas”. Esta canción hizo que todo el lugar cantara, pero fue con “Apague el sol” que la gente no solo cantó, sino que gritó TODA la canción. Con “Entre la guerra y el amor”, Delux puso fin a este gran concierto.

No cabe duda de que el festejo superó todas las expectativas. Así fue como Delux celebró XX años de su disco homónimo, rodeado de personas que aman su trabajo, amigos y fans coreando su nombre en todo momento. La decisión de cerrar en la Ciudad de México no fue descabellada, ya que, como ellos mismos afirmaron, “la CDMX es como nuestra segunda casa”.

A continuación  te dejamos la galería del concierto:

Fotos: Moisés castillo

Insite cautiva al público del Teatro Metropólitan con su esperado regreso y nuevo álbum “Nada de ti, Nada de nadie”

Insite regresó al Teatro Metropólitan de la Ciudad de México por tercera ocasión para presentar su nuevo álbum, titulado “Nada de ti, Nada de nadie”.

Fotos: @samhartmx

El Teatro Metropólitan de la Ciudad de México se vistió de gala para recibir a la banda mexicana Insite en una noche llena de magia y emociones. Con una trayectoria de más de 20 años, Insite regresó al icónico escenario después de siete años para ofrecer un concierto inolvidable junto a sus fieles seguidores. El evento, que marcó un parteaguas en su carrera, también sirvió como antesala para el lanzamiento de su tan esperado álbum “Nada de ti, Nada de nadie”, el cual estará disponible en todas las plataformas el próximo 16 de junio.

La velada musical comenzó con la participación de la banda de post-hardcore Joliette, originaria del estado de Puebla, quienes abrieron el concierto con una excelente actuación. A pesar de la diferencia de tocar en un lugar con butacas en lugar de una pista, Joliette supo adaptarse y derrochó energía en cada una de sus canciones, dejando claro por qué fueron elegidos para acompañar a Insite en esta noche especial.

Finalmente, llegó el momento esperado por todos los presentes: Insite salió al escenario con el tema “Simple desastre”, dando inicio a una velada cargada de emociones. Desde el primer acorde, quedó claro que la banda está buscando una nueva identidad basada en su trabajo más reciente. Insite ha logrado apropiarse de su nuevo sonido de una manera impresionante, reflejándolo con maestría en el escenario. Con su nuevo vocalista Antonio Altamirano, quien se unió a la banda en 2019, Insite ha encontrado una voz que encaja perfectamente en su evolución musical.

La conexión entre la banda y el público fue palpable durante todo el concierto. Los asistentes no dejaron de corear el nombre de Insite, generando una energía contagiosa que se hizo presente en cada rincón del recinto. Incluso se vivieron momentos especiales, como cuando la multitud sorprendió al bajista Miky Esquer cantándole las mañanitas.

El setlist de Insite estuvo compuesto por un total de 25 canciones, destacando principalmente los temas de su nueva etapa con Antonio Altamirano como vocalista. Los fans pudieron disfrutar canciones de su EP “Simple Desastre” y del sencillo “Caricias”, lanzado en 2019. Además, la banda presentó con orgullo seis canciones de su próximo álbum “Nada de ti, Nada de nadie”.

Por supuesto, no faltaron canciones emblemáticas como “Mi peor historia”, “Roces Accidentales”, “Siempre me dejas”, “Me amarás al amanecer”, “Cielos que lloran”, “Piensa en qué” y “Preguntas si te amé”.  El cierre del concierto estuvo a cargo de su clásico “RojoAzul”, una canción que ha acompañado a la banda a lo largo de más de dos décadas de carrera.

Uno de los momentos más emotivos de la noche ocurrió durante la interpretación de la canción “Protagonista”, cuando una pareja decidió sellar su amor con una propuesta de matrimonio en las butacas del segundo piso. Este gesto romántico enmarcó aún más la velada, dejando una huella imborrable en la memoria de todos los presentes.

A pesar de los cambios en la alineación y el paso del tiempo, el apoyo y el cariño del público hacia Insite se mantienen firmes. La banda ha logrado trascender y dejar una huella en la escena musical con más de 20 años de trayectoria. Sin duda, este concierto en el Teatro Metropólitan es un parteaguas en su carrera y un momento especial para todos los asistentes que vibraron al unísono con cada canción.

A continuación te dejamos la galería del concierto:

Texto: Malú Gallegos

Spiritbox y su Eternal Blue Tour: un gran espectáculo en Toronto

El History de Toronto, vibró con la presentación de Spiritbox, en el marco de su gira norteamericana “Eternal Blue Tour 2023”.

Fotos: Angélica Rincón

El pasado 4 de mayo, la agrupación canadiense Spiritbox se presentó en el History de Toronto, Ohio, como parte de su gira norteamericana “Eternal Blue Tour 2023”. Acompañados por las bandas Intervals y After The Burial, La noche prometía ser una velada llena de energía y emociones fuertes, y así fue.

Los encargados de iniciar la velada fueron Intervals, una banda también originaria de Toronto. A pesar de que ofrecieron un set corto de ocho canciones, su actuación fue contundente y logró entusiasmar al público, preparándolos para la llegada de las siguientes bandas.

Luego fue el turno de After The Burial, quienes iniciaron su presentación con su sencillo “In Flux”. La banda aprovechó la oportunidad para presentar sus nuevas canciones “Nothing Gold” y “Death Keeps Us From Living”, temas que fueron lanzados en marzo de este año. La energía de la banda sobre el escenario fue impresionante, y el público respondió con un entusiasmo contagioso.

Finalmente, llegó el momento más esperado de la noche: la presentación de Spiritbox. La banda liderada por Courtney LaPlante apareció sobre el escenario con su sencillo “Sun Killer”, tema que forma parte de su aclamado álbum debut “Eternal Blue”. Desde el primer momento, la audiencia quedó hechizada por la poderosa voz de LaPlante y la impecable ejecución de los instrumentos.

El set de Spiritbox incluyó 15 canciones, en su mayoría pertenecientes a “Eternal Blue”, pero también se tomaron el tiempo para incluir un cover de “Hella Good” de No Doubt, el cual fue recibido con mucho entusiasmo por la audiencia. Cada canción fue una muestra del talento y la creatividad de la banda, y el público no dejó de demostrar su admiración y entusiasmo.

La presentación de Spiritbox culminó con su canción “Eternal Blue”, dejando una excelente impresión en el público. Este concierto fue indudablemente una demostración del talento de Spiritbox, lo que reafirmó su posición como una de las bandas más destacadas en la actualidad.

A continuación te dejamos la galería del evento:

¡El Palacio de los Deportes tembló con el metal de Lamb Of God, Parkway Drive y Knocked Loose!

El Palacio de los Deportes fue el epicentro de una noche llena de energía y potencia con la presencia de Lamb Of God, Parkway Drive y Knocked Loose en su concierto del pasado martes dos de mayo.

Fotos: Moisés Castillo

Aunque la asistencia no fue la esperada, el concierto de Lamb of God, Parkway Drive y Knocked Loose en el Palacio de los Deportes el pasado 2 de mayo fue uno de los eventos más intensos y emocionantes para los fanáticos del metal en la Ciudad de México. A pesar de que la multitud no llenó el recinto, las tres bandas se entregaron por completo al público y ofrecieron un espectáculo inolvidable para todos los presentes.

La noche comenzó con el debut de Knocked Loose en México, una banda que ha estado en la mira de los fans del metal por su estilo agresivo y letras desgarradoras. La banda de Kentucky no decepcionó y abrió su show con la nueva canción “Deep in the Willow”, dando un vistazo a lo que se viene en un futuro próximo. La banda dejó claro por qué son una de las bandas más prometedoras del género con un setlist de 11 canciones, destacando temas como “God Knows”, “Belleville”, “Where Light Divides the Holler” y “Counting Worms”. La energía de los integrantes sobre el escenario contagiaba a la audiencia, generando un ambiente de pura adrenalina que preparaba al público para lo que estaba por venir.

Parkway Drive hizo su regreso a México después de cuatro años, y su presentación no dejó lugar a dudas sobre su capacidad de mantenerse como una de las mejores bandas de metal en la actualidad. La banda liderada por Winston McCall interpretó temas de su nuevo álbum “Darker Still”, incluyendo el primer sencillo “Glitch”. Además, presentaron clásicos como “Prey”, “Carrion”, “The Void” y “Vice Grip”. La emoción y pasión de los fans era evidente, y se podía ver la conexión que la banda tenía con el público. La calidad de su presentación fue increíble, con un sonido potente y una producción impresionante, lo que hizo que su presentación fuera un espectáculo para los sentidos.

El plato fuerte de la noche fue, sin duda, Lamb Of God, quienes regresaron a México para presentar su último álbum “Omens”. La banda estadounidense, liderada por el carismático Randy Blythe, entregó un show impecable, interpretando clásicos como “Memento Mori”, y “512”, “Walk With Me in Hell” y “Omerta”, además de temas de su último disco como “Ditch” y “Omens”. La química entre los miembros de la banda es impresionante, demostrando su habilidad y destreza musical con cada nota y cada riff. El público mexicano respondió con entusiasmo y pasión, cantando cada palabra de las canciones y entregándose por completo a la música. La banda cerró su presentación con “Redneck”, dejando al público completamente satisfecho y con la certeza de que Lamb Of God sigue siendo uno de los nombres más grandes y respetados en el mundo del metal.

La noche del pasado martes dos de mayo en el Palacio de los Deportes fue una experiencia que los fans del metal difícilmente olvidarán. La combinación de Knocked Loose, Parkway Drive y Lamb Of God en un solo escenario fue una muestra del poder del heavy metal, que continúa siendo uno de los géneros más emocionantes y emocionales de la música moderna. Si bien no fue la mejor entrada, el show de cuatro horas fue una verdadera celebración del metal, con tres bandas que demostraron por qué son algunas de las más importantes en la actualidad.

A continuación te dejamos la galería del concierto: