Esta historia comienza realmente hace algunas semanas cuando el disco Dookie de Green Day cumplió 25 años (es un chingo ¿no?). Al igual que muchos ese día lo escuché de principio a fin recordando lo bueno que era y lo mucho que había desmejorado o “de-evolucionado” el sonido original de la banda.

Por: Juan Pablo de la Serna @eldengue

Algo que siempre me atrajo de la portada incluso antes de poseer mi propia copia (antes no era tan sencillo comprar discos), fue la contraportada la cual muestra una fotografía de un moshpit de lo que parecía ser un show en vivo de la banda, sin embargo el atractivo principal de la foto es una chica de pelo corto sujetando una marioneta de Enrique de Plaza Sésamo (hasta aquí no hay nada que no sepan), lo cuál es su momento me dio mucha risa y me parecía una suerte de extensión del humor que la banda manejaba.

Años después la imagen seguía en mi cabeza y siempre brincaban preguntas como: ¿Quién era la chica de la contraportada? (que además hace 25 años me parecía guapa), ¿por qué había un Enrique en esa foto? y ¿Cómo lograron salirse con la suya? Creciendo en los noventa donde te gustaba el rock o el pop (no se podía ambos), esta imagen me pareció sumamente icónica, por momentos más que la portada, no voy a decir que para el mundo de la música pero sí para una generación que escucho este disco hasta aprendérselo de memoria, casi casi hasta el hartazgo… de hecho hubo nuevas generaciones que lo conocen gracias a que se dedicaron a buscar qué había antes del aclamado American Idiot (un disco que también respeto pero por motivos diferentes).

Esa semana del aniversario de Dookie publiqué en twitter la icónica contraportada y uno de mis mejores amigos (Arturo) me respondió: “Yo conozco a alguien que conoce a la chica de esa contraportada…”, inmediatamente le envíe un mensaje para darme cuenta de que la susodicha era hermana de una chica que gracias a Arturo yo había conocido brevemente… Tenía su contacto, por lo que le escribí:

– Hola Julie ¿oye es cierto que tu hermana es la chica de la contra portada del Dookie de Green Day?

– Sí, ella se llama Devon. Te la presento.

Rápidamente me encontraba platicando con Devon quien era una chica punk de los noventa con grandes anécdotas sobre la época (vio a Bikini Kill y cosas así cabronas). Empezamos a platicar e inmediatamente le solté la pregunta:

-Oye ¿tú eres la chica de la contra portada de Dookie con el muñeco de Enrique?

-Creo que sí, no estoy cien por ciento segura pero existen algunas coincidencias que me hacen pensar que soy yo.

Los dos estábamos tratando de encontrar una pieza de ese rompecabezas que nadie había buscado, ni ella misma. Algunas de sus evidencias eran:

-Ella vió a Green Day en el ’94 en Arizona (no estaba segura en qué mes).

-Ella y sus amigas llevaban figuras de Plaza Sésamo al concierto (al parecer esto no es único del ska en México en los noventa o dosmil, yo pensaba que sí).

-Me enseñó fotos de la época y era igualita. Es más sólo de ver las fotos dije: ¡verga! creo que sí es ella.

Devon en el 94

Devon en el 94

 

Devon en el 94

Devon en el 94

-Devon me había comentado que ella no sabía de la contraportada hasta que sus amigos y familiares comenzaron a interrogarla sobre la supuesta aparición.

Hasta este momento yo pude haberle creído y decir sí es ella: las fechas coinciden (más o menos), y Devon se parece muchísimo pero necesitaba tener una certeza mayor sobre el asunto… aquí es donde entra Ken Schles, hombre que tomó las fotos del insert de ese disco y que trabajó con la banda back in the day. Encontré su crédito como fotógrafo en el booklet sin embargo no estaba seguro de que la foto de la contraportada fuera suya: por lo que busqué en Internet su correo y luego le escribí en busca de respuestas:

“Sí la foto es mía, la tomé en el Roseland Concert Hall en Nueva York un octubre de 1993. Era un show de Bad Religion y Green Day era la banda abridora”. Esa información me ayudó mucho ya que al día siguiente le escribí a Devon para checar esta información y ella me respondió muy honestamente: “Me encantaría haber sido yo pero no estuve en esa fechas en Nueva York”. Agradecí su honestidad y el hecho de que ella no viviera tras una mentira el resto de su vida, ella agradeció que le ayudara a quitarse una duda de 25 años atrás.

Aún sabiendo que no era ella, quería tener más información sobre la iónica foto de Schles por lo que le escribí preguntándole si podíamos tener una entrevista… Aquí está lo que platicamos:

D: ¿Cómo es que empezaste a trabajar con Green Day?

KS: Me contrató la disquera, Warner Brothers Records.

D: ¿Qué anécdotas recuerdas de haber estado de gira con ellos?

KS: Esa gira con Bad Religion fue inmensa a nivel nacional. Esa vez les tocaban en Nueva York y presiento que fue parte del porqué me contrataron. Al director creativo le gustaba un libro que hice de East Village llamado Invisible City sobre vivir en el centro de Nueva York en los ochenta, cuando era un lugar muy hardcore. No sé si alguna de las bandas estaba bromeando conmigo pero Bad Religion no cooperó nada para las fotos y además tenían reglas muy específicas ya estando en el venue… yo iba a tomar fotos de Green Day durante el soundcheck y durante su set. Bad Religion les canceló el soundcheck y no me dejaron tomar fotos de la banda durante su set excepto por los cinco minutos que me dieron cuando iniciaron. Lo peor de todo fue que me acompañaron sus guardaespaldas para asegurarse de que no “rompiera las reglas”. El resto del show lo tuve que hacer desde el pit con otros fotógrafos de prensa, no desde el escenario como ya se había platicado con la banda. A Green Day pareció no importarle las restricciones que me pusieron pero esas fotos me tenían muy estresado ya que la disquera me había dicho que formarían parte del packaging del disco. Bad Religion tampoco dejó que me ayudara mi asistente… fue bastante estúpido e innecesario.

D: ¿Qué recuerdas de la chica sujetando la marioneta de Enrique?

KS: Me vi obligado a permanecer en el moshpit antes del set de Green Day y había unos fans de la banda jugando con la marioneta. A mi también me pareció extraño, había gente jugando y bailando con la misma. Tomé esa foto antes de que la banda empezara.

D: Gran parte de tu trabajo es en blanco y negro, incluso las fotos de la banda en el insert… ¿por qué la de Enrique está a color?

KS: Todo el día estuve tirando en película de color y blanco y negro. Me gustó como la película a color capturó las luces del escenario y es lo que estaba fotografiando cuando vi a las chicas jugando con la marioneta.

D: ¿Tuviste alguna especie de junta con la banda donde se discutió esa foto en particular?

KS: No, la envíe a la directora creativa y le gustó. La banda estuvo de acuerdo y se aprobó.

D: Existen dos versiones de la contra portada, la original donde viene Enrique y otra donde se elimina a la marioneta. ¿Tuvieron problemas con Jim Henson?

KS: Ninguno, y eso es lo más chistoso: Jim Henson y su equipo pensaban que la foto estaba súper cool. La disquera tuvo que pedir permiso para usar esa foto, al final del día Enrique es una marca y usarla para Green Day podía ser problemático. Warner siguió los pasos para que esto sucediera y Jim Henson estuvo de acuerdo. Es importante decir que hasta este punto nada realmente conocía a Green Day, no como ahora. Después de que Dookie se hizo viral y comenzó a tomarse en serio algunos grupos conservadores lo vieron como una ofensa, defendiendo los “valores de la familia”, ¿cómo era posible que una banda de punk degenerado tomara a uno de los personajes favoritos de Norteamérica para promover su música? ¡qué escandaloso! Amenazaron con demandaron a la disquera la cual considero todo eso innecesario y borraron al personaje de las siguientes ediciones.

Para mi lo irónico es que siempre existió una perspectiva popular de que Beto y Enrique eran gay dentro de Plaza Sésamo, Children’s Television Network y Jim Henson siempre desarrollaron personajes que tuvieran que ver con la tolerancia y pluralidad… en ese momento el Upper West Side de Nueva York era muy diverso. Fue lo más extraño del mundo que este grupo de familias conservadoras defendieran marionetas que en su momento eran outsiders… Fue genial.

D: En la foto original el muñeco de Enrique cubre la cara de una chica, cuando se borró ¿Cómo es que se “reemplazó” esa cara?

KS: No tengo idea ya que yo no lo hice, ni siquiera me dijeron de los cambios hasta que un día me di cuenta de que faltaba la marioneta en la foto.

D: ¿Existen fotos similares de esto momento?

KS: Probablemente, siempre tomo fotos con un poco menos de luz aunque sinceramente creo que la mayoría están movidas y no se pueden usar. No estoy seguro de tener más, no me interesa buscarlas.

D: ¿En 25 años nadie ha levantado la mano para decir que es la chica de la contra portada?

KS: No que yo sepa, nadie me lo ha mencionado.

D: ¿Nunca sentiste curiosidad de saber quién era?

KS: A veces pero no voy a intentar averiguarlo. Quizá tú puedas, a ver quién dice “soy yo”. Realmente esa es una pregunta para la disquera.

D: De alguna manera esa fotografía se ha vuelto algo icónico para la generación que creció con el disco ¿Qué piensas de esta imagen 25 años después?

KS: Me encanta la controversia. Me parece loco que un grupo de derecha quiso controlar el contexto en el cual Enrique debería existir. En serio ¿Qué tan jodido tienes que estar? Es una historia interesante, el conocimiento popular de los geeks punk.

D: Has trabajado con muchas bandas a través de los años ¿Cuál consideras una de tus imágenes más icónicas?

KS: De hecho creo que es una foto de Green Day. Hubo una que les tomé justo ese día en donde están caminando por una calle de Nueva York, creo que es esa. La foto captura muy bien su emoción, estaban maravillados con la ciudad, querían ir a todos lados, de CBGB hasta Central Park.

La foto son solo ellos caminando en Nueva York, tuve que caminar de espaldas para poder tomarla y ellos me comentaron que si lo hacía corría el riesgo de caer en un agujero. Fue un buen día, un buen Green Day.

En estos años he trabajado con muchas bandas y la mayoría me han gustado, he hecho muchas portadas. Esa foto ha tenido la mayor respuesta. Todo mundo de cierta edad la ha visto… nadie esperaba que Green Day explotara en la manera que lo hizo pero sucedió…. La disquera probablemente fue la más sorprendida.

A la fecha no he encontrado a la chica detrás de la portada del Dookie de Green Day, quizá algún día aparezca o quizá no. Creo que sólo a un grupo muy de nicho nos importa esta respuesta… sin embargo esta historia me sirvió (quizá también a alguien más) para saber más de una foto que para muchos de nosotros es icónica. Mi yo de 12 años ya puede descansar un poco.