The World Is a Vampire: la oscuridad se apoderó de la Ciudad de México

La Ciudad de México fue cubierta por una noche oscura y profunda con la primera edición de The World Is a Vampire: el festival creado por The Smashing Pumpkins.

Por: Eva Laura Zamora

La Ciudad de México fue cubierta por una noche oscura y profunda, los noctámbulos se congregaron para un festín de música y buen rock con la llegada de la primera edición de ‘The World Is a Vampire’; un festival que marcó el inicio de una celebración cuasi crepuscular reuniendo lo mejor del rock alternativo, el hard rock, el post-punk y lucha libre en su primera edición.

Esta fiesta no solo se llenó de encuentros musicales, donde se han conectado músicos y fans, sino que también se volvió un lugar para coincidir con viejas amistades o conocer nuevas, todos con un gusto en común, la música con una atmósfera oscura que hemos elegido para llenarnos el corazón.

Mi paso por el festival comenzó con El Shirota, una de las bandas más frescas que ha dado la escena musical de la Ciudad de México, la cual halló su propio sonido en el post-hardcore. Aunque llegué algo retrasada a su presentación, pude presenciar ‘Chiluca’, una de sus primeras creaciones, buena muestra del poder que tienen esta banda sobre el escenario; un tanto comparable con la potencia de los rayos del sol que nos cocinaban, a nosotros los oscuritos, en esos momentos.

El canadiense Ekkstacy llegó a su show con una botella de algo que parecía jarabito de boticario. De esta manera comenzó su show con ‘I want to die in my arms’ sencillo sacado de su álbum ‘Misery’‘I´m so happy’ y su éxito ‘I walk this earth all by myself’, fueron temas que también sonaron. Trago a trago a su característica botella fue sumergiéndonos al fondo de su propuesta que nos recordó el post-punk de principios de los 80.

Nos acomodamos un poco para darle paso a la sacerdotisa Chelsea Wolfe, quien nos envolvió con su magia, nos habló al oído con su hermosa voz y nos hechizó, enamorándonos y nosotros le respondimos con palabras cálidas, conduciendola a la emoción. Aunque su presentación con su banda  fue breve, dejándonos con sed de más, no dudó en deleitarnos con piezas como ‘16 Psyche’, ‘Feral Love’, ‘Flatlands’, entre otras. Sus fans esperamos que regrese pronto para someternos a la belleza de su atmósfera.

La banda de hardcore punk oriunda del pueblo de Edgar Allan Poe, Turnstile, dio un gran concierto, con energía electrizante que recorrió a fans y no tan fans. Convenciendo así a todo ser que los presenció, ya que su música te recorría todo el cuerpo, provocando movimiento en él. Con guitarras vigorosas y un fuerte trato al bajo se guío a los fans a un gran mosh pit digno de ring. Abriendo su presentación con ‘MYSTERY’ para terminar de florecer con ‘T.L.C.’. Sin duda una de las mejores bandas del festival.

Realmente es muy gracioso toda la polémica que se ha creado alrededor de Interpol, ya que somos su mercado número 1, por lo tanto no hay año que no den un concierto en nuestro país, lo que ha construido un nido de memes. Sin embargo, aunque, en mi adolescencia fui fan, nunca los había visto hasta este momento. Y tuve una regresión a mi juventud donde me arropaba con canciones como ‘C’mere’ y ‘Obstacle 1’. Darme un bajón emocional con ‘Rest my chemistry’ y darme un levantón con ‘Slow hands’ en la pista de baile.

Pasamos a darle velocidad a nuestros pasos para presenciar a una leyenda llamada Peter Hook, porque quien se dice ser vampiro ha pisado alguna vez la pista de baile del uta o del underground y la ha pulido con alguna canción de Joy Division. Aunque su show lo sufrí y lo disfruté en partes iguales. El escenario le quedó demasiado pequeño lo que llevó a una gran afluencia de gente y este no daba cupo. Realmente se sufrió con el audio, pero esto no nos quitó las ganas de bailar ‘She’s Lost control’, ‘Disorder’ o ‘Love Will Tear Us Apart’.

Cambiando nuevamente de escenario y para cerrar un largo día nos encontramos a Billy Corgan junto a su banda The Smashing Pumpkins, quienes dieron un show cumplidor cimentado en su sonido ya tan característico: guitarras grunge y su voz aguda. Su setlist dominado por su tan exitoso álbum ‘Mellon Collie and the Infinity Sadness’. Las estrellas brillaron en uno de sus momentos más entrañables: Billy Corgan hablándole a una generación de fans desconfiada de sí misma, dando un mensaje de esperanza con ‘Tonight, Tonight’. El show llegó a su cúspide con sorpresas como ‘Muzzle’ y ‘No Love Lost’ cover a Joy Division, interpretada en conjunto con Peter Hook.

Sinceramente, nos resultó cómico el agregarle a la escena gótica el espectáculo de lucha libre. Sin embargo, resultó en un elemento divertido y atrayente. Que refresco el ambiente y lo nivelo de manera positiva. El ring instalado en medio de la pista causó alegría y furor entre los asistentes. El espectáculo fue llevado a cabo por grandes estrellas tanto nacional como internacional, enfrentándose la NWA y la lucha libre AAA. Del lado nacional teníamos grandes ejemplos como: Blue Demon Jr., Vampiro Canadiense, entre otros. De parte de la liga internacional tuvimos varios encuentros como el que se suscitó entre Kamille vs Flamer.

Y bueno, muchos se preguntarán el porqué de tan extraña mezcla. Bueno, pues, es debido a que Billy Corgan, la mente maestra detrás de la creación de este festival, es un gran fan de la lucha libre.

Fue un gran festival que brilló, en gran parte, gracias a los fans, gente que realmente iba a disfrutar de sus bandas favoritas; sin embargo, la falta de zonas de descanso, las fallas de audio en algunas presentaciones y el acomodo de las bandas, sobre todo Peter Hook & The Light, son cosas que pueden mejorar para el público tenga una mejor experiencia en su próxima edición.

Y como diría mi buena amiga Juli: Que se repita.

A continuación te dejamos algunas fotografías de lo acontecido:

Fotos: Moisés Castillo

Salir de la versión móvil