La historia detrás de la foto entre Ricky Muñoz y Gerard Way de My Chemical Romance

Un encuentro inesperado que tomó por sorpresa a los seguidores de Intocable y My Chemical Romance nos brindó una historia entre dos músicos de géneros diferentes.

Foto: https://twitter.com/grupointocable

En el mundo de la música, los encuentros inesperados entre artistas de distintos géneros siempre han dado lugar a momentos mágicos e inolvidables. Así ocurrió en 2013, cuando Ricky Muñoz, líder de la banda de música texana Intocable, y Gerard Way, vocalista de My Chemical Romance, se cruzaron en un estudio de grabación, dejando a sus seguidores asombrados y llenos de emoción.

El encuentro entre estos dos músicos que parecen ser muy diferentes comenzó en el reconocido estudio de grabación Sonic Ranch, situado en el pueblo de Tornillo, Texas. Fue allí donde las carreras de Ricky Muñoz y Gerard Way se encontraron de forma sorprendente, creando una historia que sorprendería a los seguidores de ambos grupos.

La historia detrás de este encuentro singular agrega un toque de cercanía y humanidad. En una entrevista con los comediantes Franco Escamilla y La Mole, Ricky Muñoz compartió cómo este inusual encuentro se originó a partir del amor de su hijo menor por la música de My Chemical Romance. Con la separación de la banda de Way, la noticia resonó en los corazones de los fanáticos y también en el de Ricky, quien, por una especie de corazonada, presentía que algo especial estaba por suceder.

El destino intervino cuando un representante de Sonic Ranch informó al líder de Intocable sobre la visita del vocalista de My Chemical Romance al estudio. El representante mencionó: “Mañana vendrá un chavito que acaba de dejar un grupo”, a lo que Ricky, con una intuición única, respondió emocionado: “¿No me digas que se llama Gerard Way?”. La sorpresa y conexión compartidas en ese instante solo adelantaron lo que estaba por suceder.

Al día siguiente, el estudio de grabación se convirtió en el escenario de este memorable encuentro. Gerard Way recibió a Ricky Muñoz y a su hijo con una amabilidad que trascendía las diferencias musicales y generacionales. Juntos, compartieron momentos de música, intercambiaron experiencias y, lo más importante, construyeron un vínculo basado en el respeto mutuo y la pasión por la creación artística.

Ricky Muñoz recordó con cariño cómo Gerard Way les enseño algunas de las canciones en las que estaba trabajando, creando un ambiente de amistad y empatía. El gesto de Way hacia el hijo de Ricky, atendiéndolo con genuino interés, dejó una huella imborrable en la memoria de ambos músicos y reforzó la idea de que, en el mundo de la música, las barreras pueden caerse para dar paso a conexiones auténticas.

Comentarios

Sobre el autor

Publicado por

Victor Tellez

Fundador y creador de Punkeando. Le dedico mi tiempo libre al proyecto, con el objetivo de mantener informados a los seguidores de la pagina.

Salir de la versión móvil