Previo a su presentación del próximo 4 de septiembre en el Plaza Condesa, platicamos con Antonio Ruiz, guitarrista y voz de la banda con QBO, quien nos platicó sobre su último material titulado “inmortal”, cómo le ha ido a la agrupación durante este 2019, como despedirán su último material discográfico y cuáles son los planes que tienen para el futuro.

Por: Mariano León

– El 2019 ha sido un gran año para ustedes. El pasado 24 de mayo plasmaron sus huellas en Plaza Galerías ¿Alguna vez pensaron que eso pasaría?

Antonio: No realmente. Hay cosas que teníamos planeadas como hay otras que no. Solamente hemos pensado en trabajar y trabajar; pegarle con todo y disfrutar las cosas que van saliendo en el camino. Es una buena palmada en la espalda que sucedan cosas así, sobre todo porque cuando nos pidieron que fuéramos a hacerlos nos pidieron un acústico y yo dije que iba a estar raro, no ira nadie, íbamos a hacer el oso y ese tipo de cosas; pero no fue así, fue mucha gente y estuvieron cante y cante las rolas, el ambiente estuvo increíble, no lo esperábamos. Fue grato saber cómo se sienten los 15, 16 años que llevamos rompiéndonos el océano, se empieza a sentir el fan base que se arma de show en show, siempre se trata de escalar y romperse la cabeza.

–      ¿Cómo se sienten con estos logros?

Antonio: Motivación. Hay muchos días en donde no sabes que está pasando y por más que empujas, trabajas, te comprometes y te esfuerzas por hacer las cosas bien y no pasa nada, no hay resultados; parece que todo es en vano, nadie quiere saber de ti, nadie quiere escuchar tus rolas ni ver que has tocado; hay muchos días que parecen ser así y se siente bien gacho, pero es donde nos enfocamos y trabajamos para darle duro y ser fuertes.

Antonio: Este tipo de cosas son lo que te demuestran lo contrario, esta carrera es una locura absoluta, muchas veces parece que no sucede nada  tú te encuentras trabajando, pero no es así, cuando dejas de trabajar solo es cuando si llega a pasar. Aunque parezca que no, si tú estás haciendo tu chamba bien, algo se está haciendo, está la olla prendida y el agua está fluyendo, pero no se siente. Cuando pasa lo contrario en donde hay muchas cosas a la luz y parece que las cosas van bien, te confías tantito; la realidad te aterriza y al final no pasó nada. Es súper ambiguo, es un volado, hacer rock and roll en este país es la cosa más extraña del planeta.

–       Entonces con estos argumentos expuestos ¿Cuál es la fórmula de la banda para conseguir este tipo de metas?

Antonio: Yo creo que la honestidad. QBO es una banda que nació de la honestidad con ese valor para tocar juntos y tocar las cosas raras que hacemos, sin preocuparnos de cumplir con las expectativas de una industria discográfica que en poco tiempo colapsan, ni tampoco con las expectativas de un mercado mexicano que es rarísimo y que está acostumbrado a seguir modas; solo funcionan las cosas que estén a la moda y mientras sean a la moda; lo hemos visto sistemáticamente con todo tipo de artistas, cantantes y bandas. Todas las bandas nos dedicamos a estar haciendo ruido, pero hay veces donde de la noche a la mañana el álbum está a la moda, empieza a llenar todo, ese año le va increíble pero al siguiente desaparecen, al menos de ese spotligth.

Pareciera que en México no sucede lo que en otros países, donde lo que se pone de moda es un estilo o un género y de repente salen 10,15 o 20 bandas y a todos les va muy bien. En México se pone “alguien”, si, solamente uno un par de meses, entra otro y un par de meses y después para afuera; es extraño. A nosotros no nos preocupa eso, hemos pagado el precio porque nuestra carrera ha sido lenta, el avanzar es lento pero al menos es honesto y real, orgánico y no es generado por marketing o una gran estrategia de 5 milenials especialistas en el tema donde te ponen en la punta ese año pero en el fondo no hay nada que sustente en eso.

Esa ha sido la fórmula de QBO, ir formando piedra con piedra. Esto nos pasó, justo lo que te estoy contando, cuando éramos una banda nueva, recién formada y con unas cuantas rolas grabadas en estudio y las llevamos a 3disquesar transnacionales. Nuestra sorpresa fue que las 3 disqueras se interesaron, después grabamos el primer ep, lanzamos videos, videos que llegaron a MTV y bum, se engancha la gente. De la noche a la mañana ya estábamos arriba, nominaciones, un montón de sencillos y todo muy bien. Después se acaba MTV, la disquera y caímos al fondo.

Desde ese momento lo entendimos, no hicimos lo que tuvimos que hacer, como muchas otras bandas, teníamos que hacer un camino, construirlo, piedrita con piedrita y ladrillo con ladrillo todo el sustento de la banda. Fue una gran ayuda lo que sucedió en un principio pero debimos haber hecho lo común: tocar por todos lados, ya sabes, pagado, no pagado, con equipo, sin equipo; tocar y enseñarle la banda a la gente. QBO es una banda extraña, somos 3 pelados y no es como que tengamos presupuesto para invertir en una producción brutal para llenar el escenario de luces y bailarinas. Solo nos subimos los 3, como debe de ser, a rifarse en el escenario y a sonar con lo que halla de equipo para convencer a la gente con nuestra música.

 –       Me agrada mucho lo que acabas de mencionar de los shows ¿Cuál es el plan para hacer estallar el Plaza Condesa?

Antonio: ¡Estará buenísimo! El año pasado hicimos un Lunario y estuvo brutal, no esperábamos la respuesta que tuvimos; por eso nos aventamos a… a soñar, entonces nos vamos al Plaza y pues ya lo tenemos en frente. Es un escenario importantísimo; cualquier lugar donde tenga bandas tocando es especial, pero este lugar impone más. Actualmente estamos diseñando la estrategia para lo que queremos del show, que haremos en el show y pues tampoco tenemos mucha plata para una gran producción pero será algo de buen gusto y muy fregón para que todo aquel que vaya salga contento.

No podemos dejar de tocar los clásicos, afortunadamente son muchos, muchos en 15 años, si no los tocamos la gente se vuelve loca, no nos perdonarían. Si queremos incluir canciones que nunca hemos tocado en vivo de los demás discos; son canciones que nos gustan mucho y que no hemos podido disfrutar, por supuesto también canciones de Inmortal. También hace tiempo sacamos un cover de Depeche Mode, lo lanzamos a YouTube y tuvo una respuesta increíble. Serán un par de horas de show.

–       ¿Qué significa despedir su último material discográfico (Inmortal) en este recinto?

Antonio: Ha sido un buena gira, van 2 años que hemos tocado con este disco y hemos hecho todo tipo de shows con este material, un alcance increíble. Ha sido un gran disco en la carrera de la banda y queremos conmemorarlo con este gran show y cerrarlo, pero también iniciar con el próximo que será el lado B de este último porque Inmortal contiene 7 canciones, realmente es un Ep, es medio disco. La segunda parte es la que estamos trabajando y quisiéramos que tuviéramos tan solo un sencillo para antes del plaza. Este lado B se llama “Mortal”; el lado mortal de la banda. Es un concepto interesante y diferente, sobre todo que complemente a Inmortal. Este será nuestro disco número 7.

–       ¿Qué piensas sobre la evolución del sonido en una banda?

Antonio: Es una pregunta interesante pero con una respuesta un poco complicada, pero que tengo que aclarar que es mi particular perspectiva. Yo creo que es básica la evolución en cualquier banda porque tenemos un problema que no hemos entendido muy bien, esto quiere decir que todo en la vida cambia constantemente, sin embargo, aunque todo en la vida cambie, nada deja de ser lo que es, simplemente evoluciona, no se transforma en otra cosa.

A la hora de traducir este concepto a la música, hay algo erróneo en la industria de la música del famosísimo “renovarse o morir, reinventarse en cada disco y bla bla bla…” con un discurso súper falso. Ahí es donde no estoy de acuerdo porque no puedo de dejar de ser yo por más que le eche ganas, no puedo ser una “tortuga”, me podre vestirme así, cortarme el cabello, pero reinventarse por cambiarse de ropa no es la evolución que necesita la banda, se debe mostrar de otra manera, no sacar un disco de metal y después sacar bachata porque nos “reinventamos”, yo creo que no, las cosas no son así, por ahí no va; a mí me gusta la música que nace del corazón, cuando nace del alma y sobre todo de tus frustraciones. Yo compongo canciones cuando estoy triste, enojado o deprimido, nunca compongo cuando estoy contento. La evolución viene de ahí, de no estar cerrado ni atorado con tu pasado, simplemente seguir y caminar con los ojos abiertos.

–       ¿Cuál sería tu mejor consejo para una banda principiante con base en este concepto?

Antonio: Que lo tomen en serio, tengo cosas interesantes que he observado en los últimos años, hay cosas muy buenas pero también muy malas, las buenas son: la información que tenemos a la mano y que los morros tienen desde que empiezan y toman su instrumento y escuchan música, ya tienen todo puesto en la mesa para entender todo lo que está sucediendo, a diferencia de los que estamos más rucos que crecieron cuando no existía internet, escuchábamos música por casualidad y no teníamos idea de con que y como se hacía, todo lo que teníamos que imaginar. Ahora ya hasta tienen el tutorial de cómo hay que tocarla y vean como es, eso ha desarrollado el desarrollo de los chavos brutal, los morros tocan cañón y traen otro nivel a temprana edad. El nuevo estándar de cero es muy fregón, eso está increíble con músicos muy buenos, bandas muy buenas, discos bien producidos y bien hechos.

Pero… al mismo tiempo se están haciendo webones. Como todo lo pueden hacer con la computadora, todo lo pueden arreglar ahí y después que suene bien, después aprenden que 3x3 es 9 y lo dejan ahí. No se clavan en porque ese resultado es 9, no se fijan en el origen de y toman atajos, esto genera un hueco que se refleja en el estudio, en el desarrollo, en muchas cosas vacías. Escuchas la rola en la radio, en las plataformas en línea y todo bien, pero vas a verlos en vivo y que horror… tocan horrible, hacen fade, no tuvieron cuidado de hacerlo bien. Pocas bandas hoy en día tocan bien, pero no debe ser así porque debe de sonar bien en el disco pero en vivo tiene que sonar aún mejor, es lo que vas a mostrar a un escenario, es lo que vas a demostrar quién eres.

QBO se presentara el próximo 7 de septiembre en el Plaza Condesa para despedir su disco mas reciente titulado “Inmortal”. Los boletos ya están disponibles a través del sistema ticketmaster o en taquillas del lugar.