Periphery y Monuments compartieron escenario en México como parte de su tour por Latinoamérica.

Por: Moisés Castillo

A pesar de tratarse de otro show en domingo, el Plaza Condesa se llenó a un poco más de la mitad, el promedio de edad de los asistentes oscilaba entre los 25 años, mucha gente en su mayoría jóvenes fanáticos del metal y del estilo ahora conocido como ‘djent’ derivado del sonido de grandes como Meshuggah y del que Periphery es considerado pionero.

Monuments, banda británica formada por miembros de bandas como The Tony Danza Tapdance Extravaganza, fueron los encargados de iniciar el evento, tocaron un set largo, con un encore de 3 canciones. Chris Barretto, vocalista principal y exintegrante de Periphery, mantuvo la energía a tope, pidiendo al público corear sus canciones, hacer circle pits y walls of death todo el tiempo, obteniendo gran respuesta de ellos. Recorrieron sus 3 discos y se despidieron del escenario, tomándose fotos siempre incluyendo a sus seguidores e incluso después se les podía ver saludando y tomándose fotos con ellos.

Llegó el momento de ver el acto con el que Periphery ha generado tanta expectativa después de la última vez que estuvieron aquí hace 6 años, en solitario, y un par desde su visita al Knotfest. Comenzaron su set de forma muy intensa, Spencer Sotelo, vocalista de la banda, demostró con creces su estilo el rango vocal que lo caracteriza, mientras Misha Mansoor y el resto de la banda dieron una gran muestra de cómo pueden proyectar su sonido de estudio en vivo con todo y la complejidad sonora que han creado como banda. Su set recorrió gran parte de sus lanzamientos, enfocándose principalmente en Periphery III: Select Difficulty que para la crítica y muchos fans es su mejor disco e incluso eligiendo de ese mismo álbum: ‘Lune’ como pieza para cerrar su presentación.